615621009 (Whatsapp) fisiotorremolinos@gmail.com

El esguince de tobillo

tobilloUn esguince o torcedura es una lesión de los ligamentos por distensión, estiramiento excesivo, torsión o rasgadura, acompañada de hematoma e inflamación y dolor que impide continuar moviendo la parte lesionada.

Se origina al afectarse la región articular por acción mecánica (la exigencia de un movimiento brusco, excesiva apertura o cierre articular, movimiento anti-natural), o por violencia (caída, golpe).

Características:

Los esguinces causan inflamación y dolor (al principio intenso, luego va disminuyendo), provocando impotencia funcional e incluso parálisis temporal.

El período de recuperación varía en relación a la gravedad y la cronicidad de la lesión.

Las ocurrencias más comunes son en el tobillo, codo, muñeca, y pulgar. También puede afectarse el cuello, y otras zonas como la columna vertebral.

Clasificación y tipos de esguinces:

Según la gravedad de la lesión, coloquialmente se puede referir de “leve” (cuando los ligamentos están simplemente distendidos) a “grave” (cuando los ligamentos están rasgados o se han cortado).

Clínicamente, se clasifican en 3 tipos:

  • Grado I: consiste en distensión parcial del ligamento, corresponde a lesiones que no incluyen rotura ni arrancamiento (del ligamento respecto del hueso). En el examen físico, la articulación suele aparecer hinchada y con dolor de intensidad variable, pero pueden efectuarse los movimientos, y estos son normales. Con tratamiento adecuado, la recuperación es total y sin secuelas.
  • Grado II: se caracterizan por la rotura parcial o total de los ligamentos. Presenta movimientos anormalmente amplios de la articulación, y dolor muy intenso. Generalmente la recuperación es total, aunque requiere de mayores tiempos de tratamiento, pero pueden llegar a dejar secuelas de leves a moderadas.
  • Grado III: rotura total del ligamento con arrancamiento óseo (tratamiento quirúrgico). La rotura de varios ligamentos puede causar una luxación si se pierde completamente la congruencia articular. La radiografía es indispensable para detectar las características de la lesión ósea. Casi siempre dejan secuelas de moderadas a graves (dolores persistentes, rigidez, inestabilidad y fragilidad de la articulación).

Vamos a hablar del esguince de tobillo más habitual, que suele ser el del ligamento lateral externo, que se produce por un movimiento de inversión forzada (torcedura de toda la vida). Aparte de la afectación del ligamento (distensión, rotura parcial o total) nuestro cuerpo va a presenar varias disfunciones.

Esto hace que haya un aplanamiento de la bóveda plantar, el pie se vuelve plano.

La lesión que se inicia en el tobillo y desemboca en una cadena ascendente de lesiones, debido a este efecto, la tensión de los isquiotibales fija la cadera del peroné repercutiendo en la movilidad de la rodilla y cadera.

Después del esquince la pierna se “protegerá” y por las descompensaciones articulares y musculares se acortara, se volverá más corta. Este efecto hará que se descompense y se modifique hasta la posición de nuestro cuello. Generando problemas en toda la columna cervical originando así dorsalgias, cervicalgias o lumbalgias… en resumen dolores de espalda.

Por eso destacamos  la importancia de tratar un esguince de manera global y estructurada con tratamiento fisioterapéutico y osteopático. Así evitaremos que el  esguince se repita con facilidad y nos derive en posibles dolencias de rodilla, cadera o espalda

error: Content is protected !!