615621009 (Whatsapp) fisiotorremolinos@gmail.com

¿Qué es la Hernia Discal? Síntomas y causas frecuentes

La hernia discal, ya sea lumbar o cervical, es una patología muy más extendida de lo que pensamos y sufrida por numerosas personas en nuestro país. En este nuevo  artículo del blog de Fisioterapia Torremolinos, vamos a tratar de explicar qué es, cómo y qué causas pueden generarlas.

Un disco se asemeja mucho a un balón relleno de gelatina o silicona, para que nos entendamos. Si comprimimos mucho este balón o lo aplastamos con fuerza y prolongación en el tiempo, este puede lógicamente reventar y provocar que el contenido de este balón, es decir, esa gelatina se salga hacia fuera. Este “reventón del balón” es una buena analogía que explica lo que sucede cuando se genera una hernia discal.

El anillo fibroso externo del disco, que se encuentra situados entre dos vértebras, puede resquebrajarse y dejar salir el contenido gelatinoso que se encuentra alojado en su interior (llamado núcleo pulposo), provocando además un intenso dolor. Esta herniación del núcleo puede comprimir o bien a la médula -hernia central- o bien la a la raíz nerviosa que se encuentran a un lado y a otro de la vértebra – hernia discal derecha o izquierda-, provocando la contractura refleja de los músculos de la zona, y como consecuencia generando diferentes síntomas en la pierna (en caso de una hernia discal lumbar) o en el brazo (en el caso de hernia discal cervical).

 

Los Síntomas de la Hernia Discal

hernia discal tratamientosEn cuanto a los síntomas de una hernia discal son numerosos, de hecho, muchas hernias discales durante mucho  tiempo no presentan síntomas; Aproximadamente el 36% de la población tiene una hernia discal y no le había dado todavía ningún síntoma, por lo tanto los síntomas de una hernia discal pueden ir desde absolutamente nada hasta síntomas realmente serios e incapacitantes y realmente incompatibles con la vida diaria.

Uno de nuestros casos estuvo protagonizado por  una paciente con  hernia discal L5-S1 al lado izquierdo que le producía una parálisis total del nervio ciático, parálisis que de hecho le costo recuperarse más de 3 meses y sin embargo, curiosamente, tuvo apenas dolor. Es un caso raro, pero que demuestra que los síntomas son propios y variables de cada paciente.

Los síntomas más  típicos pueden ser la sensación de entumecimiento de la pierna  o del brazo, la sensación de calambre, de cosquilleo, de pérdida de sensibilidad, de pérdida de fuerza en la extremidad y de fuerte dolor en diferentes grados.  Además tras la exploración de la zona afectada, se puede notar una pérdida de reflejos y una alteración en la postura corporal debido al dolor o afección.

En definitiva, la gravedad de una hernia discal esta marcada por la incapacidad funcional que le genera a la persona, es decir, por los síntomas basados en dolor, pérdida de fuerza y alteraciones de la sensibilidad. En muchas ocasiones, la realización de una resonancia magnética o una electromiografía es un factor determinante para juzgar la gravedad de una hernia discal y su eventual abordaje quirúrgico

Por lo tanto, el estudio  de todos estos datos más la evolución que presente el proceso a lo largo de los meses siguientes a la aparición del proceso, marcará el tratamiento de una hernia discal.

 

Causas de una Hernia Discal

Para poder valorar las causas de una hernia discal,  se tienen que en cuenta los factores mecánicos tales como ejercicios repetitivos del paciente, malas posturas que pueda adoptar en su día a día, etc… De hecho, estos factores casi siempre están presentes en las causas de una hernia discal. Pero además hay otros factores causales más complejos e importantes,  que en realidad pueden ser la raíz oculta de este problema. Estas causas se ven subordinadas habitualmente por justificaciones más sencillas y tangibles tales como una mala postura, un mal gesto en el deporte, etc…

Los  factores mecánicos son en la mayoría de casos  el último factor desencadenante, pero ni mucho menos son realmente  la causa principal de la lesión. Esta causa suele ser mucho  más compleja y profunda de lo que pensamos, generando el caldo de cultivo que acabará debilitando la estructura de nuestra espalda, y que facilitará que por otros gestos de nuestra rutina, un disco intervertebral claudique y aparezcan lesiones como las hernias discales o protusiones.

Estos factores secundarios y  casi siempre ocultos, pueden estar relacionados por ejemplo con alteraciones del funcionamiento visceral, estrés general prolongado, una mala alimentación, falta de ejercicio o sedentarismo, observándose en la mayoría de los casos tratados que todos estos factores extras están presentes de alguna manera en diversas proporciones.

 

 

Tratamiento de una Hernia Discal

A través  medio de una correcta anamnesis, siempre sustentada en una correcta exploración y valoración del paciente, podremos valorar las causas de la lesión discal y la implicación de todos estos factores añadidos anteriormente descritos. Así pues, hay que poner múltiples  remedios ante un problema con múltiples factores.

 

hernia discal prevencion

 

Intentar tratar este problema con terapia manual solamente, durante 30 minutos al día, es sin duda una estrategia que resultará poco efectiva y que se queda escasa. Por lo tanto, saber cuales son los factores que están presentes e intentar cambiar hábitos cotidianos, prescribir ejercicio terapéutico y físico constante, cambiar hábitos tóxicos adquiridos por el paciente y hacer partícipe a este en la evolución del proceso, harán que las probabilidades de éxito se multipliquen y contribuyan a una solución eficaz de la dolencia.

 

Prevención de una Hernia Discal

Como en todos los casos, es posible siempre prevenir una hernia discal. Puede evitarse si tenemos conocimientos de cómo cuidar la parte baja de la espalda, y para ello damos estos consejos:

La Higiene en la Postura

​La correcta higiene postural, en las actividades de la vida diaria cotidiana, laboral y deportiva, se convierte en fundamental de las malas posturas. Sedestación prolongada en el tiempo, movimientos repetidos de flexión de tronco mal hechas, cargas de peso inadecuadas constantes, provocarán daños. Los discos intervertebrales ante estos movimientos inadecuados se deforman y de ahí se produce la hernia discal finalmente.

La Estabilidad Lumbo-Pélvica (CORE)

La inestabilidad lumbar está directamente relacionada con el dolor lumbar. En la actualidad, muchos estudios demuestran que la estabilidad de la zona lumbar depende de la musculatura global del grupo abdominal y de la pelvis. Estos ejercicios son altamente efectivos y seguros para todo tipo de pacientes (Entrenamiento del CORE). Este ejercicio puede proporcionar grandes resultados en pacientes con hernias discales, postoperados de hernias y que padecen dolor lumbar.

Movilidad y Flexibilidad Lumbar

Se debe mantener siempre un equilibrio entre la estabilidad y una correcta movilidad en la columna lumbar. Si esta zona está muy rígida, aumentará la probabilidad de lesión sobre la zona lumbar, por esto también se recomiendan ejercicios de movilidad pélvica y flexibilidad lumbar

 

Para cualquier otra duda, consulte a nuestros especialistas en www.fisioterapiatorremolinos.com o fisiotorremolinos@gmail.com o llamando al 952 38 68 76
somos el mayor Centro de Fisioterapia de Torremolinos especialista en terapias manuales. 

 

 

 

error: Content is protected !!